Instrumentos relacionados con la educación familiar

El TAMAI: “Test Autoevaluativo Multifactorial de Adaptación Infantil” (Pedro Hernández, 1983), Madrid: TEA Ediciones. Es considerado como uno de los test más utilizados en ámbitos escolares, clínicos y judiciales en el mundo hispánico, en España y Latino América. Además, actualmente se lleva a cabo su traducción y adaptación en Bélgica.

Como test de adaptación infantil y juvenil, considera 4 áreas fundamentales del vivir, que reflejan el ajuste específico de cada persona en cada una de ellas:

  1. Área Personal, es decir, de ajuste consigo mismo, con sus propios pensamientos, sentimientos y acciones.
  2. Área Escolar, recoge la relación de la persona con el mundo del aprendizaje, la tarea, el profesor, los compañeros y el ambiente escolar en general y, por otro lado el aspecto conductual en clase, a través del concepto de disciplina.
  3. Área Social, supone el nivel de adaptación en la convivencia, tanto en la cantidad de relaciones sociales o nivel de sociabilidad, como en la calidad de las mismas;
  4. Área Familiar, hace referencia al clima familiar, la relación entre los padres y la relación entre los hermanos.

Además de estas cuatro áreas, el TAMAI recoge los estilos o actitudes educadoras paternas y maternas más prototípicas. Estas hacen referencia a los siguientes estilos:

  1. El estilo adecuado; es decir, un estilo asistencial y personalizado, basado en el cariño y afecto a los hijos e hijas y en el fomento de la autonomía, la libertad y una normativa adecuada;
  2. El estilo permisivo, es una sobrefunción de la autonomía, caracterizado por el refuerzo de caprichos o la ausencia de normativa.
  3. El estilo restrictivo, que se caracteriza por un exceso de normativa y exigencia, lo cual conlleva, en ocasiones, actitudes paternas y maternas perfeccionistas, hostiles, hipernómicas y de marginación o rechazo afectivo.

Además, toma en cuenta dos escalas que indican sinceridad y estilo de respuesta ante la prueba. Una de ellas es la pro-imagen, es decir, la forma de enjuiciarse a sí misma, cómo la persona cree que es o cómo los demás piensan de ella. Esta variable indica el grado en que la persona distorsiona la realidad. Otra escala recoge las contradicciones manifiestas en las respuestas a la prueba, además de una escala de sinceridad, también refleja el nivel de conflictividad interna que vive la persona. 

La edad de los sujetos incide en la estructura factorial del cuestionario, por tanto, existen tres modalidades factoriales de la prueba, que configuran tres niveles de edad: El primer nivel lo constituyen escolares de 8 a 11,5 años; es decir de 3º, 4º y 5º de primaria; el segundo nivel lo conforman escolares de 11,6 años a 14, 5 años, que cursan 6º de primaria, 1º y 2º de secundaria; el tercer y último nivel, está integrado por escolares de 14,6 años a 18 años, es decir, de 3º y 4º de ESO y 1º y 2º de bachillerato LOGSE.

Enlaces de interés

Enlaces  /  Suscripción  /  Participando  /  Contacto  /  Aviso Legal