¿QUÉ ES Y EN QUÉ CONSISTE EL CAMBIO PERSONAL?

El mundo de la ciencia se han planteado muchas teorías sobre el cambio y las condiciones que se requieren para cambiar. En general, se ha llegando a la conclusión de que existen tres puntos claves en el cambio:

  • Comprender: Hay que entender en qué consiste el cambio y en que se puede cambiar. Comprender que el cambio de los moldes modifica tus emociones y que el cambio de tus emociones modifica tu estilo de vida.
  • Asumir: Hay que querer cambiar, sin paliativos, sin autoengaños, sin teorizaciones, de forma contundente. No se puede dudar, lo tienes que tener claro.
  • Interiorizar: El cambio tiene que inundar tus pensamientos, tu imaginación, tu motivación. Analizando, elaborando y reflexionando sobre la necesidad de cambio, sobre la necesidad y, también, sobre lo que puedes cambiar.

El principal motor de cambio es el sufrimiento, por eso es tan importante autoanalizar en qué áreas de tu vida puede existir algún tipo de carencia, para afrontarla y buscar tu felicidad o Bienestar Subjetivo.

Pero el cambio no es fácil. Cualquier cambio que inicies en tu vida puede encontrarse con dificultades. Veamos tres importantes obstáculos para el cambio.

  1. Uno de los mayores problemas que te puedes encontrar para el cambio es el autoengaño. Muchas veces nos engañamos a nosotros mismos, no viendo el propio dolor o los problemas. Otras veces, nos convencemos de que tal suceso no nos importa, para evitar sufrir.
  2. Otra de las dificultades para el cambio es la resistencia que oponemos para no cambiar. El cambio puede producirnos miedo a perder nuestra identidad o miedo a la incertidumbre, a no saber con qué nos encontraremos, incluso, miedo a nosotros mismos, a lo que seremos después del cambio.
  3. El pensar, de forma poco realista, que el cambio va a venir sin ningún esfuerzo. Para cambiar, hay que esforzarse, romper muchos hábitos, ya sean emocionales, de pensamiento o de conductas, y eso requiere su tiempo.

    Como ves el cambio no es fácil, pero al igual que existen algunas condiciones que lo obstaculizan, también existen elementos que lo favorecen:

    • Un sistema adecuado de planificación, supervisión y revisión del cambio.
    • Tener claro los objetivos y los medios.
    • Revisar lo que se está haciendo, mejorar los fallos o practicar con la supervisión adecuada.
    • Controlar estímulos, seleccionando los escenarios y las situaciones que favorecen el cambio y evitar aquéllas que lo interfieren.
    • Reforzar, recompensar o valorar los cambios que se van consiguiendo.

Otro factor de vital importancia para realizar el cambio es saber qué es lo que queremos cambiar. Es mas debemos tener en cuenta una serie de niveles:

NIVELES

SIGNIFICACIÓN

1.     Núcleos implicativos. LO QUE ME IMPORTA Y LO QUE ME PREOCUPA
2.     Pensamientos Directos perjudiciales. LO QUE PIENSO
3.     Pensamientos Simbólicos perjudiciales.
4.     Moldes cognitivos afectivos negativos.
5.     Emociones negativas. LO QUE SIENTO
6.     Conductas inadaptadas. LO QUE HAGO
7.     Situaciones nocivas, especialmente sociales. LO QUE ME RODEA (ESCENARIO)

Como ya sabes los moldes modula la forma en que interpretamos la realidad, es decir, son modos peculiares, egoimplicativos y más o menos habituales, de reaccionar e interpretar la realidad.  Por lo tanto, modificando estos moldes modificaremos la propia interpretación, y nuestro bienestar subjetivo.

El objetivo es la modificación de los moldes que interfirieren con la realidad, pero para ello habrá que conectarlo con las emociones. Sobre todo con las emociones negativas.

Lo primero que hay que hacer es expresarlas lo más libremente posible. Una vez expresadas, hay que por emociones positivas. Para ello tenemos que modificar conjuntamente las creencias y los moldes que las causan.

Los escenarios formados por  estímulos y relaciones, donde se manifiestan las conductas y donde se suscitan determinados pensamientos y emociones negativas, son lo que llamamos situaciones nocivas, especialmente sociales.

Para modificar estas situaciones nocivas, debemos lograr, en primer lugar, un cierto control de la situación, que favorezca el cambio interior y exterior.

El cambio es un proceso, un reaprendizaje de sí mismo y, evidentemente, esto no se consigue rápidamente. El primer paso es ser consciente de lo que quieres cambiar.

Por lo tanto, los principales puntos a tener en cuenta en el autocambio son:

  • Comprender y explicar la situación perturbadora. Darle significado.
  • Facilitar las condiciones para el cambio.
  • Expresar las emociones negativas hasta vaciarse.
  • Modificar los pensamientos y emociones desajustadas.
  • Practicar y revisar lo cambiado.

Dentro de esta teoría, se proponen dos técnicas para favorecer el cambio. Estas son:

  • “Técnica del Bombeo”.
  • “Ducha Terapéutica”.

Técnica del Bombeo

La Técnica del Bombeo es una técnica sintetizadora de varias técnicas de cambio. Es sencilla y fácil de usar. Consiste en evocar pensamientos, emociones y moldes mentales, para someterlos a una situación de tensión-distensión, con el objetivo de extinguirlos o atenuarlos, y sustituirlos por ideas y estados emocionales de agrado y competencia.

Utilizamos el término “bombeo” para expresar las distintas acciones de flujo-reflujo, o compresión-descompresión, que hay que mantener con la mente, removiendo las ideas y emociones.

  1. Un primer momento, al asociar ideas y emociones (flujo), seguido del análisis y la reestructuración (reflujo).
  2. Un segundo momento, absorbiendo todas esas ideas y emociones al modo de una aspiradora, y elevándolas en máxima tensión hasta ser comprimidas (flujo), como si operara el émbolo de un motor, para después vivir el proceso de descompresión (reflujo).
  3. Un tercer momento, con la fase de infusión o inyección de ideas positivas (flujo), para luego alcanzar un estado placentero a través de la meditación (reflujo).

Esta técnica tiene algunas ventajas, como son:

  • Es una técnica con la que obtienes buenos resultados en un corto espacio de tiempo. La puedes emplear en cualquier momento de tensión, miedo, tristeza, rabia o estado de ánimo negativo que quieras eliminar.
  • También la puedes emplear en cualquier intento de modificar tus propios moldes o pensamientos inadecuados.

La técnica se concreta en 6 fases:

  1. Asociación libre de ideas, imágenes y emociones: En esta primera fase, intentas evocar libremente todos los pensamientos y emociones en torno a un tema que te es objeto de preocupación, estimulando, de forma especial, la búsqueda de pensamientos simbólicos.
  2. Análisis y explicación de los desajustes: En esta segunda fase, dejando la asociación libre y utilizando el material evocado, intentas encontrar las posibles causas y explicaciones del desajuste, reconstruyendo una nueva visión del problema, así como la intención de cambio.
  3. Compresión extrema de la carga cognitivo-emocional: En esta tercera fase, que constituye el corazón del bombeo, recoges todas las ideas, imágenes, moldes y emociones negativas que quieres modificar, como un paquete candente de emocionalidad, mientras aspiras profundamente, apretando los puños y ascendiendo visualmente a lo alto de una elevada montaña, manteniendo vivo y tenso todo el paquete ideo-emocional, mientras aguantas el proceso de aspiración.
  4. Descompresión-relajación: En esta cuarta fase, mientras espiras y te relajas muscularmente, visualizas ir descendiendo por la montaña suavemente hasta llegar a la orilla de una playa, donde suavemente llegan las olas, el salitre del mar, la caricia del sol, la radiante luminosidad azul del cielo, fundiéndose todo tu cuerpo con la naturaleza. Una alternativa a la playa, para los que lo prefieran, puede ser un prado verde.
    Las fases 3 y 4 se repiten hasta que hayas extinguido los pensamientos, moldes y emociones negativos.
  5. Infusión de ideas y emociones positivas: En esta quinta fase, una vez que hayas alcanzado la relajación necesaria, intentas visualizar una luz potente, como un rayo láser, como un haz de luz o como una cascada luminosa que recorre tu cuerpo a través de la columna vertebral y del cerebro, irradiando de luz a todos los órganos y células. Una vez lograda esa visualización, te infundes a ti mismo ideas de paz, de alegría, de fuerza, de poder o de competencia, sintiéndote por encima de todas las cosas.
  6. Meditación de dominio: En esta última fase, tratas de contemplar tu propio cuerpo, tu propia respiración, el disfrute de cada una de las zonas y órganos corporales, la sensación de bienestar, los propios sentimientos y la vivencia de dominio sobre el cuerpo, sobre los sentimientos y sobre el mundo en general, sintiéndote victorioso.

La Ducha Terapéutica

La Ducha Terapéutica es una técnica muy sencilla que se puede utilizar para complementar la Técnica del Bombeo. De hecho, comparten el mismo núcleo fundamental.

La Ducha Terapéutica consiste en revivir, mientras el sujeto se ducha con agua caliente o tibia, todos aquellos pensamientos y sentimientos que le resultan negativos o desagradables. Y en el momento en que los estás vivenciando más intensamente, abre el agua fría.

Con ello se produce un efecto de evitación y, por lo tanto, de “detención del pensamiento”, cambiando a continuación el agua fría por caliente. Esto se repite hasta que desaparezcan las vivencias negativas. El paso al agua caliente es placentero, con lo que se asocia la anulación de pensamientos, moldes o emociones negativos, con esta sensación agradable. Este método es muy eficaz, sobre todo, si lo complementas con el del Bombeo, tal y como lo hemos comprobado en la práctica terapéutica.

La importante de esta técnica es, es primer lugar, el valor gratificante que, a nivel fisiológico, tiene la ducha, pues nos ofrece una sensación de confort y de bienestar corporal, que se asocia con la liberación de lo negativo. Y por otro lado, el carácter simbólico de la ducha en ese contexto, pues aflora la idea de purificación.

Enlaces  /  Suscripción  /  Participando  /  Contacto  /  Aviso Legal